¿Eres principiante en la práctica del Yoga?

En este artículo te daremos algunas recomendaciones que te ayudarán a mejorar y a aprovechar tu práctica.

¿Aún no has comenzado a hace apetece probar esta milenaria ciencia que cada día se hace más famosa? ¿O acaso ya has comenzado y tienes algunas inquietudes?

Si la respuesta a algunas de estas dos preguntas es afirmativa, ¡Así como tú, hay muchas personas! El número de personas interesadas en esta hermosa práctica va cada día en aumento y no es para sorprenderse ya que mucha gente se está dando cuenta de los múltiples beneficios de esta práctica, hasta tal punto que cada día más y más universidades y laboratorios, se interesan por estudiarlos.
Y es que muchos de estos estudios han demostrado que el yoga es beneficioso, por ejemplo, para tratar dos problemas tan comunes hoy día como lo son el insomnio y la depresión. Pero también ayudan a mejorar la concentración, las condiciones físicas y el bienestar en general.

Si eres principiante o si tienes esa inquietud por comenzar, quizá tengas la inquietud por donde o cómo comenzar. Aquí te dejamos algunas recomendaciones podrán ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo que inviertes en tu esterilla.
Primero, piensa en que es lo que te mueve o te llama la atención de esta práctica y porqué deseas hacerlo y también que es lo que realmente deseas lograr con ello.

¿Estás en la búsqueda de moverte, pero de manera suave, relajada o sientes que necesitas más movimiento y que te recargue de energía?

La práctica de yoga contiene una parte muy importante que es el trabajo mental y su parte espiritual, sería bueno que te preguntes si

¿Te interesa o prefieres enfocarte solo en el aspecto físico? ¿Sientes que debes mejorar tu flexibilidad y movilidad o incrementar tu fuerza y equilibrio?
Cualesquiera que sean tus objetivos, te invitamos a que te tomes el tiempo para investigar un poco, probar una clase y escoger algo que esté más acorde con propósitos. Si eres nuevo en el tema, participar en algunas clases básicas charla sobre el yoga, te servirá para lograr un mayor entendimiento. Del mismo modo, si lo que buscas es un entrenamiento desafiante para desarrollar fortaleza y resistencia, entonces necesitarás una clase más activa e intensa a nivel físico.
Una vez encuentres la clase que mejor se adapta a ti, compara y decide con qué profesor (a) te sientes más identificado (a) para realizar tu práctica. Siempre es recomendable que puedas escoger a alguien con quien puedas sentirte con la suficiente seguridad y comodidad tanto para aclarar tus dudas como para comentar sobre tus limitaciones y sensaciones en tu práctica.

Es muy importante que exista una buena relación entre profesor (a) y alumno (a) para que tu experiencia sea enriquecedora, pero ten en cuenta que es muy natural que esta dinámica cambie a medida que vas progresando en tu práctica y que no es necesario quedarse para siempre con el mismo profesor o profesora, porque puede que a medida que tu práctica avance, necesites de otras herramientas y técnicas que pueda darte otros maestros (as).

Siempre es conveniente consultar con tu médico antes de iniciarte con la práctica de yoga, especialmente si tienes alguna condición de salud como presión arterial alta o lesiones en el cuerpo físico como fracturas, esguinces, hernias, discopatías, entre otras.

Si has sufrido algún tipo de lesión (actualmente o en el pasado), o si sospechas que estás embarazada, debes informarle a tu profesora o profesor antes de comenzar la clase. De esta manera, podrás tomar las precauciones necesarias con los consejos previos que pueda darte para la clase.

¡No tengas prisa, comienza por lo básico! Por muy interesantes o divertidas que veas algunas posturas, por favor, tómate el tiempo para mejorar tus condiciones en la práctica del yoga antes de intentar ir por posturas que implican mayor esfuerzo o intensidad. Debes siempre consultar con tu profesor (a) antes de intentarlo. Recuerda que no es recomendable correr antes de aprender a gatear y lo mismo vale para el yoga.

Intenta mantenerte en un grupo adecuado a tu nivel de práctica en la que puedas recibir instrucciones precisas y acordes a los principiantes y que vayas progresivamente avanzando.

No gastes dinero en accesorios de yoga de lujo. Estos pueden ser especialmente tentadores para los que recién se apuntan porque creen que eso los animará o les ayudará a hacer una mejor práctica. Y no, comprar diversos accesorios y ropa de moda al comenzar cualquier tipo de actividad no te ayudará a ser mejor yogui o las posturas te saldrán más bonitas, la verdad es que no necesitas nada para practicar yoga aparte de tu cuerpo, mente, ropa cómoda y las ganas de aprender, una esterilla de yoga.

Planifica tu tiempo, tus horarios e intenta cumplirlos. Si no eres consecuente con tus clases y no intentas hacer tu práctica con regularidad y con frecuencia, no avanzarás y no notarás ninguna mejoría. La disciplina en el yoga es muy importante y será fundamental para tu evolución en ella, además de que te mantendrá motivado y eso se traducirá automáticamente en progreso.

Consulta con tu profesor (a). Muchas personas se sienten más cómodas comenzando a practicar en casa en clases online, grabadas, en vez de asistir a clases presenciales o con un profesor que los vea en pantalla. No hay nada de malo en ser autodidacta, pero la orientación de un maestro (a) te ahorrará tiempo y posibles lesiones, porque te dará técnicas para practicar de una manera más segura y óptima.

Siempre que estés en tu clase debes mantener en cuenta un principio de yoga que las asanas o posturas deben sentirse firmes, estables y cómodas. Esto no significa que no hay que hacer un esfuerzo por permanecer en la postura y mantener la alineación que te indica el profesor o la profesora, sino que no debes traspasar tus límites, que debes aprender a escuchar tu cuerpo y sentir, por ejemplo, si debes frenarte en un estiramiento o debes adaptar la postura para que no te hagas daño. Este principio también vale para intentar escuchar el cuerpo y su capacidades, y a no la mente que con sus límites y miedos no quiere avanzar.

Espero que estas recomendaciones puedan ayudarte a maximizar tu potencial dentro de la práctica de yoga y lograr establecerla para que ésta sea continuada y a largo plazo, de manera que puedas cosechar todos los beneficios que esta maravillosa disciplina tiene para ofrecerte.

¡Espero que este viaje por el yoga sea uno repleto de enseñanzas y muy enriquecedor!

Gauri. (Glaci)
Profesora de hatha yoga y propietaria de Ananta espacio de yoga.

Comparte

Otros artículos de interés

Teoría Polivagal

La teoría polivagal no es una teoría neurocientífica nueva, se lleva desarrollando desde hace décadas, y el Yoga lleva toda su Tradición enseñando lo mismo.

Leer más »